Alonso | Balaguer

Hotel Ohla Barcelona

icon

Hotel Ohla

  • Barcelona - Spain 2011
  • Superficie: 6.700 m2.
  • Cliente : Cent Claus, S.L.

5 Estrellas *****

La posibilidad de encontrar una isla en medio de la ciudad se materializa en la esquina de Via Laietana con el Carrer Comptal de Barcelona. Pocas veces nos encontramos con un solar tan cargado de historia como el presente, ubicado sobre las antiguas trazas del canal de abastecimiento de agua romano y el palacio del primer Conde Rey de Barcelona, Guifré el Pilós; testigo del desgarro urbano que supuso la creación de la Vía Laietana en el 1907, los primeros Grandes Almacenes que existieron en la ciudad y la comisaría central de policía. El proyecto consistió en la rehabilitación integral del edificio situado en el número 54 de la Vía Laietana, para su transformación en hotel de 5 estrellas y, a la vez, en la transformación de la antigua medianera que quedó frente al Carrer Comptal en una nueva fachada que soluciona el espacio residual que provocó la apertura de Vía Laietana, convirtiéndolo en una plaza. Se trata de un edificio edificado en los años 20 en Barcelona que, a lo largo de los años, ha ido sufriendo diversas modificaciones, tanto de usos como estructurales. La primera fue poco después de la finalización del edificio, que pasó a ocupar uno de los primeros grandes almacenes de la ciudad, Can Vilardell. Posteriormente, en los años 80, se trasladó la comisaría de policía de Barcelona, momento en el que el edificio sufrió más transformaciones, destruyendo gran parte de la estructura original de las primeras plantas, y abandonando las plantas superiores. El edificio original consta de planta baja más siete, un octavo piso destinado a vivienda de servicio y la particularidad de disponer, encima de todo, una logia de dos plantas acabada en cúpula En lo que refiere al plano meramente funcional, el proyecto logra redistribuir la planta dejando 72 habitaciones y una gran suite ubicada en la cúpula en las plantas superiores, dejando la planta baja, altillo y primer sótano como espacios públicos y de servicios, y al segundo sótano como aparcamiento. Pero la parte mas intrigante del proyecto se encuentra en el diálogo que se establece entre las dos fachadas. Por un lado la existente, sobrecargada, limpia, de claro estilo francés; y por el otro, la nueva, oscura y sencilla y terminada con estucado al fuego de color antracita, que en cierta manera intenta buscar lazos que cosan la brecha que separa Ciutat Vella con Vía Laietana. La terraza superior y su espectacular piscina de vidrio convierten tal espacio en un magnifico mirador de la ciudad.

Alonso | Balaguer © 2018