Alonso | Balaguer

Bodegas Txacolí Guipuzcoa

icon

Bodegas Txacolí

  • Guipuzcoa - Spain 2010
  • Superficie: 3.088 m2.
  • Cliente : 5 Mahatsondo, S.A.

 

Ubicadas en una de las suaves laderas de la localidad guipuzcoana de Aia, con esplendidas vistas hacia Orio, Guetaria y Zarautz, la nueva bodega se rodea del viñedo plantado hace ya 5 años, en el caserío de Eztenaga. El bucólico paisaje, presidido por el omnipresente color verde del entorno, a modo de marco de encaje del azul del bravo Cantábrico como fondo, precisaba de una integración paisajística  de especial sensibilidad arquitectónica, en busca de la necesaria armonía de convivencia. Para ello, la bodega se produce en planta con cinco muros de hormigón armado visto y expuesto, cinco fisuras curvas que van adaptando su curvatura a la de las curvas topográficas existentes. Una sección del edificio que expresaba con total claridad su configuración formal y final. Cinco líneas, cinco socios alineados, que se convierten, dada su expresividad formal, en el logotipo de la compañía “K5 Argiñano”.Un suelo de pizarra que dará carácter a su fruto de la vendimia, entre bosque de castaños, robles y hayas, a 300 mt. de altura sobre el nivel del mar.Las plataformas resultantes de cubierta, son tapizadas por piedra de canto rodado del lugar, para su mejor integración visual. Los forjados son resueltos por grandes losas alveoladas de hormigón prefabricado, para conseguir la máxima calidad visual y sus dimensiones respondieron al difícil acceso del transporte  en camión, dadas las cerradas curvas del camino de acceso, a través de la colina.El semienterramiento del volumen edificado, comporta un lógico y óptimo funcionamiento de la estabilidad ambiental de la bodega, con temperatura controlada uniformemente por su propia inercia térmica.Los muros comportan unas aberturas marcadamente horizontales, para enmarcar unas visuales de extraordinario carácter y belleza, convirtiéndose por la noche en tres líneas de leds, que transforman su imagen en lejanía en un autentico “faro” nocturno, anclado en la colina, en su visión desde las cercanas poblaciones de Orio, Guetaria y Zarautz. 2.500 m2 de Bodega, con acceso en su nivel superior de la uva, con bajada por gravedad a las salas  de fermentación inferior, con las áreas de administración, laboratorio, embotellado y almacenamiento, así como un área de cocina y comedor, donde poder catar los nuevos Txacolis, visionando el espectacular paisaje circundante, desde la fisura vidriada, dispuesta a tal efecto. Un marco bucólico para un vino que enaltece a su tierra.

 

Alonso | Balaguer © 2018